La occidentalización de la música tailandesa; Introducción y Lukkrung (1 de 4)

Una introducción a la historia de la occidentalización de la música tailandesa utilizando como fuente principal la tesis doctoral del tailandés Lamnao Eamsa-ard de 2006 llamada Música popular tailandesa: representación de identidades nacionales e ideologías en el contexto cultural transicional. El artículo era un poco largo y lo he dividido en 4 capítulos por orden cronológico. Este primer capítulo corresponde a la canción Lukkrung.

Introducción general

Hace unas semanas tuve la gran suerte de encontrar una tesis sobre la historia de la occidentalización de la música tailandesa que bien podría ser publicable como obra comercial, con algunos retoques, ya que es un testimonio único y personal de alguien que ha vivido los últimos 10 lustros de la convulsa historia del país. Con un tono cercano y un lenguaje llano  Lamnao Eamsa-Ard nos cuenta que usando el método etnográfico ha estudiado años cómo han avanzado la música popular tailandesa con las influencias de Occidente, representado principalmente por EE. UU., comentando además las vibraciones sociopolíticas en cada contexto. El título de su obra lo dice bien claro: las diferentes identidades nacionales e ideologías en el contexto de la transición cultural. La música se estudia aquí y sirve de varómetro político. Para cada estilohace un estudio sociológico donde incluye temas como nacionalismo, con en que entra muy a fondo, clase social, etnia y género. Para completar su estudio analiza la industria discográfica del país.

Desde el principio se nos deja claro que no se trata de la música folclore, ni de cualquier estilo que carezca del supuesto gen tailandés, que en algunos casos es principalmente la lengua. En su obra nos habla de los géneros en los que hay mezcla con lo extranjero; desde antiguas grandes bandas de jazz hasta el pop lo chicos ricos de Bangkok. Todos los estilos dentro de esta fusión se dividen en cuatro grandes géneros que os intentaré explicar a través de su historia, temas, artistas y por supuesto ejemplos musicales, tales como vídeos y letras, tomadas de Eamsa-ard y traducidas del inglés al español.

Los cuatro grandes géneros que aquí tratamos son Lukkrung, Luktung, Pua Chigüit y String en este orden, que es más o menos cronológico. Debido a las confusiones que pueden provocar los nombres les daré nombres hispanizados, menos al primer grupo cuyo nombre significa “hijo de Bangkok”. Al segundo, que significa literalmente “hijo del campo” la llamaremos “canción de campo”, campera o cualquier otra variante; no usaré “country”como a menudo se refieren los que usan inglés para no confundirla con el country americano. A la tercera “canciones para la vida”, traducido directamente, o canción protesta y a la última “canción moderna” (después veremos porqué). Al mismo tiempo daré datos sociológicos que representan cada grupo, tal como hace el autor en su tesis.

Música Lukgrung

Introducción

Este estilo musical, cuyo nombre significa literalmente “hija/o de Bangkok”, supone la primera vez en que occidente se coló en la música nacional. Desde 1877 las bandas militares formadas por el rey Chulalongkorn contaban con profesores ingleses que enseñaban música a soldados en la banda así como tocarla para honrar al rey. A través de un proceso de integración y evolución los instrumentos occidentales pasaron a interpretar la música tradicional tailandesa, formando la primera mezcla. Esta música fue compuesta principalmente para entretener a las élites de Bangkok y a la monarquía, siempre con melodías melosas y un ritmo sosegado.

Son las clases altas entonces las primeras que llevaron su la atención sobre occidente, y las que quizás más lo han promovido, pues son modelos sociales y son los que llevan un estilo de vida más similar al que pueda llevar una estrella americana. Por eso, como bien dice Eamsa-ard no deja de ser irónico que sean estos los que se muestren siempre como salvadores de la cultura:

Los líderes de las campañas por la taificación son siempre los que más admiran y siguen el comportamiento de los occidentales.

Música y Temas

El sonido de las canciones Lukkrung nos lleva de vuelta a mundos pasados perfectos. Sonidos lentos, calmados y melancólicos como en la siguiente canción, “Las lágrimas del oficial” (Namtaa jatho) de Suraphol Sombatcharoen, leyenda de la canción Lukthung o “canción de campo”.

La música en sí misma es la más compleja de todas; sus compositores eran considerados los mejores del país. Los intérpretes son los mejores músicos y sus instrumentos los de mejor calidad. En armonía con esto, las voces de los cantantes son las más hermosas. Las canciones eran principalmente de amor. Otros temas de las letras representaban bien los ideales de la clase dominante: patriotismo, budismo y amor por la realeza, es decir, lo que la élite social promueve como cultura oficial nacional. La clase alta también ha promovido otros temas como la pasividad ante los problemas, fundamental para el mantenimiento del statu quo, representado, por ejemplo, en el amor a la felicidad, el disfrute, la relajación y el amor por lo “divertido”; el mai pen rai o “no es nada” como lema nacional, el rechazo al conflicto y la adaptación rápida e inteligente a ciertas situaciones.

Durante la interpretación los cantantes no bailan ni mueven sus pies. Como vamos a ver, se mantienen un poco a lo Manolo Escobar, pues  mover los pies mientras se canta no se considera civilizado en esta mentalidad. Puede que sean vestigios de la canción clásica de corte, que había de tocarse sentado por estar en presencia de la realeza, sin movimiento. El autor del texto nos habla también sobre el decoro (sombat pudi) que se esperaba de los artistas; debían comportarse como las propias élites.

Nacionalismo

De temática más nacionalista, “Siam, país de las sonrisas” (Siam Mueang Yim), interpretada por la reina de la “canción de campo” Phungpuan, de la que hablaré en el próximo capítulo.  Letra es la siguiente:

Ten orgullo de ser tailandés, un nunca colonizado y generoso tailandés, Siam es la tierra de las sonrisas, debemos estar orgullosos. El tailandés es conocido por sus sinceridad, quienquiera que seas, nuestra nación te da la bienvenida cruzando las tumultuosas aguas del Mekong. Te damos la bienvenida con nuestras sonrisas, la fama nos precede, nosotros la gente generosa. Cuidamos de nuestro lugar, por nuestra tradición, un tazón de arroz. No puede ser olvidado que nosotros los tailandeses amamos nuestra nación y religión, y adoramos a nuestro virtuoso rey. Respeta nuestro derecho siempre bienvenido con una sonrisa siamesa.

Y de letras más patriotas, frisando el fascismo, tenemos temas como la siguiente marcha: “La Tierra de los Thais” (Phendinthai), que incita a la audiencia a estar orgullosa de su país. Asimismo, menciona el Budismo y a la monarquía. Fue compuesta para ser cantada en la escuela primaria y secundaria como parte del lavado de cerebro pseudofascista programa de educación nacionalista que sufre el país desde hace ya 60 años.

Letra:

Esta tierra es un manto dorado, hay abundante riqueza, pertenece a nuestra raza. Las plantaciones de arroz de granjas son adoradas por los tailandeses. La religión es como la lluvia; nuestra doctrina, el budismo, nos trae felicidad. Además, nuestro rey es querido y hace a los cielos dichosos. Somos felices porque tenemos libertad por mucho tiempo ya, pero hay malhechores “rojos” que quieren invadir nuestra Tailandia. No les permitas hacerlo y no permitas ningún peligro ocurrir,  la soberanía de nuestra gente no será destruida por nadie.

(Nota: Los “rojos” a los que la canción hace referencia son los comunistas de los países vecinos y China, que en el momento suponían una amenaza para la élite. El anticomunismo ha sido una constante en la educación a pesar de que la amenaza desapareció en los 70 según podemos leer en los cables de Wikileaks. El vídeo, en cambio, lo adapta al conflicto de clases presente entre las camisas amarillas y rojas.)

Género

Entre los valores, destaca también la aceptación del patriarcado que regía la sociedad elitista, tanto en letras como en música. Las mujeres en estas canciones suelen ser hermosas, virginales, educadas, tímidas, conservadoras, tradicionalistas, pasivas pero absolutas en términos de dar amor hacia un solo chico, siendo una buena ama de casa. El propósito del amor no es otro que el matrimonio para ellas. En la canción “Necesito que alguien cocine para mí” (Khat Khon Hong Khao), cantada por Yodrak Salakjai, la letra nos dice lo siguiente:

No tengo a nadie que cocine para mí en casa, te necesito para ello. Mis padres son ya demasiado viejos para hacerlo, yo estoy tan ocupado y nadie se ocupa de mí. Ven, ven, ven y sé mi ama de casa. Si tenemos un hijo le animaré a ser militar y si es chica me gustaría que fuera enfermera para que nos cuide cuando enfermemos. No tengo nadie que cocine por mí, te necesito para ello. Aunque estaré perdiendo pues te permitiré llevar mi apellido, no necesitas pagar por ello. Ven, ven, ven al amor, mi querida, solidarízate conmigo.

Tremendo el final. Tremendos los roles de sus hijos según el sexo. La canción, en sí misma es divertida.

Audiencia

Como hemos dicho, la música tiene como único objetivo la élite social del país y la monarquía. Ambos del ambiente urbano de Bangkok, radicalmente diferente a la situación de la mayoría del país. No entran en las canciones temas fuera del canapé, como la gente pobre e ineducada, ni la etnia laosiana ni china ni los sectores de trabajadores de la sociedad y la cultura. El lenguaje de las canciones  es únicamente el llamado “central” o “tailandés”, el lenguaje de la región de Bangkok, aunque a menudo se usa también la llamada Rajasap, la lengua de los nobles; una lengua extraña para casi todo el país, solo usada por la monarquía, que es un claro ejemplo de la fuerza de la escalera social. A pesar de que el Etnólogue tiene declaradas 74 lenguas en Tailandia, según Eamsa-ard no hay canciones en ninguna otra que las citadas, dando así la razón a las críticas de Sulak Sivaraksa según las cuales la versión oficial de la cultura discrimina a todos los grupos étnicos del país menos al central.

Los artistas

Postal típica de un artista de Lukkrung

Las raíces de los compositores y cantantes, según investigó Eamsa-ard, tienen relación directa con las clases dirigentes de la producción cultural en Tailandia. Han trabajado para la élite,  han apoyado su ideología durante su vida y por ello recibieron su apoyo como premio, lo que significó el éxito. Por decirlo de otra manera, la razón del éxito de los compositores era la representación de los valores de la ideología del poder. Pasaba igual con aquellos que trabajaban en las empresas de comunicación del gobierno y pinchaban sin parar esta música siguiendo los dictados de sus superiores.

Es fundamental entender el monopolio absoluto del gobierno en los medios de comunicación durante el siglo XX. En el año 1990, por ejemplo, las 484 estaciones de radio y televisión del país pertenecían a agencias gubernamentales. El Ministerio de Defensa dirigía 211 estaciones de radio y dos de televisión. Una cifra escandalosa cuanto menos; personalmente no consigo imaginar cómo se permitió al Ministerio de Defensa controlar los medios. El resto lo controlaba el Departamento de Relaciones Públicas y la Organización de Tailandia de Comunicación Masiva.

Hay casos en los que canciones Lukkrug eran representadas por artistas de la llamada canción de campo, como algún vídeo anterior. Esto ocurrió  debido a que una vez populares, a las estrellas de la canción de campo se les exigía desde las discográficas representar esta música que placía a las clases altas, que al fin y al cabo, controlaban los sellos y los medios.

Conclusión

Personalmente, este es el tipo de música que menos me atrae. El decoro y el ritmo la hacen aburrida, así como los temas que toca. Aun así es fundamental para entender la evolución de la música hacía su siguiente etapa, sobre la que publicaré en unos días. También es un buen ejemplo de la falta de creatividad y libertad a la hora de componer que se sufría debido a la monopolización de los medios por parte de la élite. Algunas canciones me recuerdan a lo peor de la música del Franquismo. Otras en cambio tienen cierto encanto, con esos vientos a lo Jorge Sepúlveda o Antonio Machín, que crean una nostalgia falsa de un pasado perfecto inalcanzable.

Enlaces de interés:

Anuncios

3 pensamientos en “La occidentalización de la música tailandesa; Introducción y Lukkrung (1 de 4)

  1. Pingback: La occidentalización de la música tailandesa; Lukthung, canciones del pueblo (2 de 4) | Bo Pen Ñan

  2. Pingback: La occidentalización de la música tailandesa; Canciones protesta “Para la Vida” (3 de 4) | Bo Pen Ñan

  3. Pingback: La occidentalización de la música tailandesa; Canciones String, o canción moderna (4 de 4) | Bo Pen Ñan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s